top of page

REGRESO A CLASES A los docentes…

La educación es el arma más poderosa

que puedes usar para cambiar el mundo.

(Nelson Mandela)


El regreso a clases presenciales


Estamos a poco menos de la mitad del curso escolar, los chicos ya tuvieron vacaciones y reinician clases en enero. Algunos de ellos tienen todavía sus clases en línea, pero, en casi todo el país, aproximadamente veinte millones de estudiantes que cursan educación básica han regresado a clases presenciales en este ciclo escolar.[1] Y en cinco estados de la República (CDMX, Edomex, Jalisco, San Luis Potosí y Nuevo León) se implementó, desde noviembre, el regreso obligatorio a clases presenciales.


En muchos casos, el regreso a clases presenciales fue paulatino (tanto para alumnos como para docentes). Algunos padres de familia prefirieron que sus hijos regresaran a clases en línea y poco a poco, dependiendo de cómo veían la situación en la escuela, iban enviando a sus hijos al formato presencial. Poco a poco nos hemos ido adaptando a una nueva normalidad (tanto padres de familia, como docentes y alumnos).


El diagnóstico


Según diversos especialistas, este regreso a clases presenciales ayudaría a mitigar las afectaciones causadas por los efectos de la Pandemia.[2] No recorreré en este espacio la larga lista de esas afectaciones, pues a todos nos consta claramente cómo ha dañado a nuestra infancia el confinamiento por causa del Covid-19.


Como docente, puedo testimoniar uno de esos efectos negativos: el caso de los niños que el curso anterior (2020-2021) pasaron de 6° de primaria a 1° de secundaria. Esos niños no tuvieron la emoción propia de ese acontecimiento, el olor de los útiles nuevos, el conocimiento de nuevos rostros, la sorpresa del cambio de docentes por materia y hasta de salones o las salidas al laboratorio. Todos estos aspectos pueden pasar desapercibidos para quienes los vivimos, pero en su momento crearon un fuerte impacto psicológico en nuestra memoria emocional que nos ayudó a madurar, y estos niños no vivieron nada de eso. Los docentes nos esforzamos de mil maneras por hacerles vivir la secundaria del mejor modo cuando les dábamos sus clases en línea, pero ellos no experimentaron los cambios normales que se suelen experimentar. Al llegar a clase presencial, traen en su memoria emocional el recuero de la primaria y se experimenta en ellos una falta de madurez que debería haberse superado ya.


Un estudio de UNICEF (junio de 2021) concluyó que la pandemia generó el atraso de un año en el nivel educativo de alrededor del 70% de los alumnos de todos los niveles en América Latina.[3] Dialogando con otros profesores, he llegado a la conclusión de que ese cálculo es benévolo, pues en algunos casos el retraso es más severo (tal vez de dos años y en algunos de ellos hasta de tres, es decir, nos podemos encontrar con alumnos de 3° de secundaria que tienen los conocimientos de un alumno de 6° de primaria).


Una propuesta


Cada maestrillo con su librillo, reza el dicho, y es verdad, cada docente tiene su forma de enfrentar las dificultades y situaciones que encuentra en este regreso a clases post pandemia. Yo deseo ofrecerte algunas ideas que a mí me han ayudado, como maestro, a resolver esta situación de la mejor manera y que me han dado resultado con los chicos.


1. Empatía: Cada alumno es distinto. No hay que tratarlos a todos homogéneamente, sino en su individualidad. Algunos vienen de familias disfuncionales y, a sus problemas de conducta ordinarios, hay que añadir los que provocó el confinamiento.

2. Fomentar la relación socio-emocional: Los chicos no razonan ni sienten como los adultos. A ellos sí les afecta en su relación social el haber estado (o seguir estando) recluidos en espacios pequeños. Ellos son energía pura (a veces contenida) y necesitan espacios abiertos donde expresarse. Necesitamos entender ese hecho y comprender que ellos necesitan expresarse. Eso puede reflejarse en una conducta menos rigurosa de lo normal. Hay que generar en el salón de clases una atmósfera de acogida con los jóvenes, que les haga sentirse contentos y felices.

3. Discriminar contenidos: Los programas educativos de este curso escolar son los mismos de siempre, pero la mayoría de los chicos de este ciclo escolar tienen lagunas serias en cada materia (las causas son múltiples). Este año, no se trata de terminar el libro o el programa, sino de enseñarles lo esencial. Es mejor que asimilen bien pocas cosas y no que reciban muchos contenidos y los aprendan mal.

4. Generar el interés en tu materia: Siempre digo que el mejor maestro o la mejor maestra no es quien da muchos contenidos a los chicos, sino quien genera en ellos el interés en su propia materia, pues, en ese caso, serán ellos mismos los que, por gusto, profundizarán en los contenidos de la asignatura.

5. Caerle bien a los chicos: Considero este aspecto como algo fundamental. No todos los alumnos te caerán bien a ti; algunos de ellos pueden llegar a generarte una gran antipatía (por su forma de ser, por su actitud ante tu materia o por su conducta). Recuerda que una mala conducta puede tratarse de un grito de ayuda por algo que están viviendo y no son capaces de expresar de otra manera. Hay maestros que piensan que ellos no deben ser amigos de los chicos y así lo expresan en sus clases. Respeto este modo de actuar ante ellos, pero no puedes pretender que muestren interés en tu materia si tú no muestras interés en sus personas. Caerles bien no significa ser barcos o bonachones y rebajar la disciplina, sino establecer una relación personal con ellos (guardando las distancias obvias en la relación alumno-profesor). Si lo logras, ellos se esforzarán por no generarte disgustos con su comportamiento y desempeño.


Durante este ciclo escolar me he esforzado en aplicar estos cinco principios con mis alumnos y puedo decir, con orgullo, que he visto resultados estupendos en la actitud de los chicos ante mis materias y en la asimilación de contenidos que considero básicos.


Reflexión:

• ¿Soy consciente, como docente, de que estoy formando seres humanos y a los ciudadanos del futuro de este país? Formación no es lo mismo que información.

• ¿Soy consciente -si no soy docente- de que, como adulto, siempre enseño algo a los más pequeños con mis comportamientos y palabras? (Desde valores hasta conocimientos diversos).

[1] Cfr. SEP: Ya hay fecha de regreso a clases presenciales. Por Diana Zaragoza. En El Heraldo de México. Versión digital, 17 de noviembre de 2021. [2] Cfr. UNICEF: Regreso a clases presenciales ayudará a mitigar afectaciones causadas por la pandemia. En Unicef México. Comunicados. Versión digital, 7 de junio de 2021. [3] Cfr. Pandemia retrasó un año el nivel educativo de los alumnos de América Latina. EFE. En Los Angeles Times. Versión digital en español. 27 de junio de 2021.

Comments


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page