top of page

¡UNA LUZ EN EL CAMINO! REVOCACIÓN DEL CASO ROE VS. WADE

El 24 de junio pasado nos despertamos con una asombrosa noticia (en verdad que yo no lo podía creer): la Corte Suprema de los Estados Unidos de Norteamérica decidió anular la histórica sentencia Roe contra Wade de 1973, que reconocía el supuesto “derecho” de la mujer al aborto y lo legalizaba en todo el país.


Pero, ¿qué significa “Roe” y “Wade”? ¿Son personas?


Un poco de historia


Jane Roe es el seudónimo de Norma McCorvey (nacida en Simmesport, Luisiana, 1947- Katy, Texas, 2017). Fue una mujer con una personalidad compleja. Desde muy pequeña sufrió pobreza, la ausencia de su padre y el abuso psicológico por parte de su madre alcohólica. Tuvo una adolescencia difícil y, desde esa edad, comenzó a consumir alcohol y drogas y se dedicó a la prostitución. Su primera hija la tuvo a los dieciseis años y, al poco tiempo, tuvo a su segunda hija. A ambas las dio en adopción. Cuando cumplió 21 años descubrió que nuevamente estaba embarazada. Como vivía en la pobreza y sin una pareja estable, decidió que quería abortar a su bebé. Estuvo buscando la manera de hacerlo, pero no contaba con los recursos económicos.


Mientras que Norma buscaba un apoyo financiero para poder viajar a algún Estado del país en el que el aborto fuera legal, fue contactada por dos jóvenes abogadas: Linda Coffee y Sarah Weddington, que habían dedicado tres años de su carrera a defender lo que ellas consideraban el “derecho constitucional” de las mujeres para abortar. Luchaban para que el aborto se hiciera legal en los Estados Unidos. Desafortunadamente utilizaron la imagen de Norma para conmover a la opinión pública: una mujer pobre, desamparada que deseaba abortar. Le pidieron que dijera que el embarazo había sido producto de una violación, lo cual desmintió Norma, al pasar de los años.


El caso de Norma McCorvey se convirtió en una bandera de las mujeres pro–aborto. Para proteger su identidad, se le puso el seudónimo de “Jane Roe”. Las abogadas la representaron en contra de Henry Wade, el fiscal de distrito del condado de Dallas, quien hizo cumplir una ley de Texas que prohibía el aborto, excepto para salvar la vida de una mujer. Este caso se comenzó a discutir en el año de 1971.


Después de muchas discusiones, apelaciones legales y de manipular a la opinión pública, las abogadas lograron que la Corte Suprema de Estados Unidos, en una decisión de 7 a 2, afirmara la legalidad del aborto bajo la Decimocuarta Enmienda a la Constitución; esto ocurrió en el año de 1973. De acuerdo a la información dada por el portal católico “Aciprensa”, desde que se aprobó la Ley Roe vs. Wade, fueron abortados, sacrificados, más de 61 millones de bebés en los Estados Unidos de Norteamérica: ¡casi la mitad de la población total de la República Mexicana![1]¡Un holocausto silencioso![2] El sitio de internet https://www.lifenews.com reporta que 61,628,584 Bebés han sido asesinados desde la aprobación de la ley Roe v. Wade en 1973.


¿Qué sucedió con Norma McCorvey?


Si bien, Norma fue utilizada como bandera de las mujeres pro-aborto, cuando éste se despenalizó, ya había nacido su bebé, que fue una niña a la que también dio en adopción. ¡Bendito sea Dios, se salvó la vida de esa pequeña inocente!


Norma se sintió traicionada por sus abogadas, cuando al pasar del tiempo se dio cuenta de que había sido utilizada. En el año 1994 escribió su biografía y al año siguiente se bautizó en la fe protestante y se hizo pro-vida. En 1998 se hizo católica y pasó el resto de su vida haciendo campaña en contra del aborto. Puedes encontrar su video en Youtube, búscalo con este titulo: “Norma Mc. Corvey era una muchacha muy confundida, el aborto es el error más grande de mi vida”.


Como comenté al inicio, Norma tenía una personalidad muy complicada. Hay quienes ponen en duda su conversión, aunque su confesor afirma que su actuar como pro-vida fue por entero convencimiento. Obviamente, las mujeres pro-aborto no tomaron nada bien el cambio de la mujer que por muchos años fue su estandarte. Muchas de ellas afirman que los pro-vida le pagaron dinero y la utilizaron.


Defendamos la vida


Miles y miles de personas en los Estados Unidos han estado orando y manifestándose a favor de la vida. Este fallo significa una luz en el camino, pero no podemos cantar victoria: millones de personas están a favor del aborto, de la cultura de la muerte y obviamente no se quedarán cruzados de brazos. Incluso el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que supuestamente es católico, ha manifestado su rechazo a la decisión de la corte y dice que luchará a favor del aborto; la sociedad está muy dividida.


La nueva sentencia no declara que el aborto sea ilegal, sino que devuelve a los Estados la decisión de prohibir o permitir el aborto; es decir, se anula la protección federal y la decisión se basa en las legislaciones locales. Es el mismo caso que ocurre en México en donde cada Estado regula de manera distinta las causales de acceso al aborto. Es probable que, en Estados Unidos, la mitad de los Estados, particularmente en el sur y en el centro, caracterizados por ser más conservadores y religiosos prohíban el aborto en un período próximo.


El mayor destructor de la paz


Quisiera concluir con las palabras de Santa Teresa de Calcuta; con un fragmento de un valiente discurso que dio en el Desayuno de Oración Nacional que tradicionalmente se celebra cada año en Washington, DC., el 3 de febrero de 1994 (puedes encontrar el discurso en Youtube: “Madre Teresa de Calcuta, defensora de la vida”).


Creo que el mayor destructor de la paz hoy es el aborto. Porque Jesús dijo: "Si recibís a los más pequeños, me recibís a mí". Así que todo aborto es un rechazo a recibir a Jesús, es el desprecio de recibir a Jesús. Realmente es una guerra contra los niños matar directamente a un niño inocente, asesinado por su propia madre... Si aceptamos que una madre puede asesinar a su propio hijo, ¿cómo podemos decirle a los demás que no se maten unos a otros? ¿Cómo podemos convencer a una mujer de no tener un aborto? Como en todo, debemos persuadirla con amor y recordemos que amar significa dar hasta que duela. Jesús dio hasta su vida por amarnos. Así que la madre que esté pensando en abortar, debe ser ayudada a amar, o sea, a dar hasta que le duelan sus planes o su tiempo libre, para que respete la vida de su hijo. Porque el niño es el mayor regalo de Dios a la familia, porque ha sido creado para amar y ser amado.


Para reflexionar:


• ¿Has descubierto la presencia de Dios en los bebés no nacidos? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

• ¿De qué manera está relacionado el aborto con el clima de violencia que vivimos en la actualidad?

[1] De acuerdo con datos más recientes del INEGI, en México hay 126,014,024 de habitantes. [2] Holocausto: gran matanza de personas, especialmente la que tiene como fin exterminar un grupo social por motivos de raza, religión o política.


Comments


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page