top of page

Vacaciones. VALORAR LA ALEGRÍA DE VIVIR

En el mes de julio se celebran, en casi todos los países del hemisferio norte, las anheladas vacaciones escolares y en algunos lugares también las laborales. Sin embargo, después de la pandemia y nuevos virus y conscientes de los grandes problemas mundiales y nacionales (invasión de Ucrania, tráfico de drogas y muerte de adictos y en nuestro México: polarización, violencia, feminicidios y sobre todo rezago educativo, entre otros problemas) nos preguntamos ¿habrá vacaciones?


Corresponde a cada persona, saber aprovechar ese tiempo de descanso que necesita. Poder convivir, observar y disfrutar la belleza de la naturaleza, revitalizar nuestro cuerpo, meditar y hacer oración, hacer un servicio a los más necesitados de nuestra familia o nuestra comunidad.

Durante las vacaciones generalmente queremos viajar y descubrir o visitar otros lugares, las familias salen de sus casas y se van a la playa, a visitar otras ciudades o pueblos interesantes y a otros países, de acuerdo a sus posibilidades económicas o simplemente conviven con amigos y descansan.


Diferencia entre recrearse o divertirse


No todos sabemos descansar o recrearnos sanamente sino que algunos optamos por una diversión desenfrenada y otros por no hacer nada y “flojear”. ¿Cuál es la diferencia entre diversión y recreación? La diversión te dispersa, te distrae, por ejemplo: ir a un antro con un grupo sin poder hablar por la música estridente o sentarse a chatear por internet con quien sea y olvidarte de tus problemas y responsabilidades reales, ir a una feria y subirse a los juegos y reírse mucho, etc.


La recreación como la palabra lo indica te re-crea o sea te fortalece, te anima, te renueva y generalmente te da alegría como puede ser: escuchar buena música, salir a caminar y tomar aire fresco, ir a tomar un café con tu grupo de amigos, ver una buena película, leer el libro de un reconocido autor, hacer meditación, hacer jardinería, tocar un instrumento musical y todas aquellas actividades que te renuevan.


Por lo tanto, las vacaciones deberían ser el tiempo para recuperar la alegría de vivir. El ser humano tiende a la felicidad y una de las fases de la felicidad es sin duda la alegría.


Queremos tener la sensación de alegría y felicidad, no de estar “divertidos” que es algo totalmente distinto. La diversión es algo exterior, estrepitoso, fugaz… En cambio, la alegría mana desde dentro, callada, con profundidad; es la hermana de la ecuanimidad porque una persona se alegra generalmente y sabe ser ecuánime.


Hace unos años, me comentaba una amiga con profunda tristeza “perdí la alegría de vivir” y al poco tiempo se le diagnosticó que tenía demencia senil, la cual le impedía recordar nada bello y bueno de su vida. Un verdadero drama.


Se ha de reconocer que la alegría debe buscarse conscientemente, pedir a Dios para poder irradiarla. La alegría existe independientemente de las horas felices o amargas, de los días de trabajos exitosos o de aquellos con grandes esfuerzos sin que notemos avances.


Queremos vivir la alegría cuyas raíces profundas residen en el cumplimiento del deber y no en buscar lo que nos satisface y resulta más grato, ya que estas actitudes reflejan egoísmo.


La persona que siembra esta alegría, cosecha tranquilidad de conciencia y aceptación generosa de la situación, sea cual fuere. Guarda también, respecto a todas las cosas, la relación debida. Lo que es bello lo percibe en su verdadero esplendor; lo duro y difícil, como prueba de su fortaleza y parte de la vida.

Si buscamos la verdadera “alegría de vivir” ¿cómo lograremos que no nos abandone? Seguramente ahuyentando a sus enemigos, que pueden ser:

• Críticas a los familiares y amistades, sin reconocer nada bueno en ellos. Envidia.

• Accesos frecuentes de mal humor y sentirse agredido cuando nos hacen una broma de buena fe. Susceptibilidad.

• Tratar de que todo gire alrededor de mi persona y usar frecuentemente la palabra “YO”, “me”, “mi” con las que reduzco el mundo a lo que soy o me interesa. Es el egoísmo o la egolatría.

• Deseo de controlar todo: lo que hacen mis familiares, las circunstancias, las decisiones de otros. La manipulación.

• Juzgar a todas las personas, aunque las conozcamos poco, por su modo de hablar, de vestir o clase social. Prejuicios.

• Tener amistades que no nos ayudan a superarnos, nos debilitan, los exigen y nos humillan. Dependencia.

• Leer frecuentemente noticias dramáticas: asesinatos, secuestros, etc. Morbosidad.


Hay que tomar en cuenta que el dolor, no es un obstáculo para ser feliz como mucha gente cree, pues nos da fuerza y hondura y sobre todo nos capacita para valorar la vida. La verdadera alegría es la que reconoce que somos obra del amor de Dios y que vemos en toda la naturaleza la maravilla que nos regaló y ponemos en Él toda nuestra confianza.


Queremos la verdadera alegría, la alegría física y espiritual; la alcanzada por la plena conciencia de que la vida es valiosa y que tiene momentos muy bellos y momentos difíciles de superar, que no desprecia el dolor, la alegría que bendice a Dios, como lo hace la creación cada amanecer y atardecer: “El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra”. (Salmo 18)


Te deseo que no solo en vacaciones sino siempre le pidas a Dios la “alegría de vivir” para que seas luz y sal de la tierra que ayude a los demás a disfrutar la vida plenamente con confianza y esperanza.



Para reflexionar:

• ¿Cuáles problemas te han quitado la alegría de vivir?

• ¿Te reconoces que posees los problemas arriba mencionados? Cuáles: amistades tóxicas, egoísmo, envidia, etc.

• Describe a una persona que conozcas que tiene alegría de vivir

mariaeu.diaz@gmail.com Pedagoga y Expresidenta General de la Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas UMOFC

Comentarios


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page