top of page

VALORAR LA AMISTAD

“Los que viven en el siglo, donde tantos difíciles pasos ocurren en el camino que conduce a Dios, son semejantes a los viajeros que en los caminos ásperos o resbaladizos se sostienen unos a otros para andar con más seguridad

(San Francisco de Sales)

 

El 14 de febrero se celebra en muchas partes del mundo el día del amor y la amistad, todos en general nos acordamos de amigos presentes y lejanos, amigos de la niñez, juventud y los que actualmente están presentes en nuestra etapa de vida.

 

Un pequeño grupo de compañeras de la generación escolar, nos hemos reunido mensualmente a desayunar por más de 40 años, excepto en la época de la pandemia, para compartir los acontecimientos importantes de nuestra vida: noviazgo, matrimonio, alegrías y penas de nuestros hijos, cuidado de nuestros padres y ahora la falta de salud o la viudez de algunas; también comentamos con tristeza la separación dolorosa de las que se ya se fueron. Pertenecer a un grupo de amigos nos da sentido de pertenencia y seguridad.

 

Conviene iniciar a los niños en sus relaciones con los compañeros o en algún club y también invitar a los adultos para integrarse a alguna asociación de ayuda a la comunidad o a la vida de la parroquia y también a través de un grupo de amigos de la escuela porque al convivir y conversar con otras personas y sobre todo trabajar unidos en un mismo fin, esto seguro nos ayuda a aprender a solucionar nuestros propios problemas y evitar el estrés.

 

Sabemos que la verdadera amistad debe cultivarse para que crezca y dé frutos que benefician a todos como son: dar acompañamiento en las penas, la capacidad de escuchar, el consejo dado con todo cariño y buscando el bien del amigo, la presencia física cuando está solo o enfermo.

 

Dichosas son las personas que tienen la posibilidad de vivir bellísimos momentos de amistad, amistad que sigue aunque vivamos grandes problemas que son parte de la vida y que ocupan nuestra mente cuando sentimos el apoyo de la mano de la amiga, el amigo más cercano que nos ayuda a buscar soluciones.

 

Es indispensable cultivar la verdadera amistad

 

Hemos sido diseñados para relacionarnos y por lo tanto es una necesidad básica del ser humano, algo necesario para nuestro desarrollo, crecimiento y bienestar personal y el de nuestro entorno. Por eso, muchas de las dificultades que afrontamos en nuestro día a día están relacionadas con las relaciones humanas.

 

Me llamó la atención un reciente estudio que habla de la longevidad de las personas y de los factores que ayudan a lograrla. Desde luego, en la escala resultó que es fundamental alimentarse bien y hacer ejercicio regular, pero es muy importante que sepan tener relaciones sociales que creen lazos de AMISTAD. Las personas que tienen amigos se identifican porque son abiertas, saludan a todos, conocidos o personas con las que se encuentran en su camino, les gusta escuchar y conversar, no tienen reservas para aceptar a los otros como son, no son selectivos, se llevan igual con personas sencillas o con personalidades. Valoran el contacto humano y la convivencia, pero sobre todo cultivan la amistad.

 

Las nuevas tecnologías pueden crear falsos amigos

 

Muchas veces confundimos la amistad con el número de conocidos o la cantidad de WhatsApp que mandamos, pero eso no significa que verdaderamente somos sus amigos o que las otras personas nos consideran amigos.

 

Hay personas que presumen de formar parte de varios grupos y pasar horas platicando con “sus amigos” a quienes en realidad no conocen, ni estos las conocen a ellas. Puede resultar sencillo tener muchos amigos en redes sociales como Facebook o “seguidores” en otro tipo de redes, pero no llegan a establecer un vínculo real.

 

Parece muy sencillo hablar con los que están lejos, aunque no los conozcamos físicamente, pero eso no permite que “estos amigos” nos valoren y establezcamos con ellos, vínculos profundos de amistad. Las nuevas tecnologías pueden causar graves problemas personales como son: absorber nuestro tiempo, no relacionarnos con los cercanos, crear fantasías, dificultar la comunicación abierta y directa con nuestra familia, entre otros.

 

Conviene, por lo tanto, identificar a las personas que consideramos amigas o amigos y a valorar a quienes se han cruzado en nuestra vida hace años o en el presente y que nos han brindado su AMISTAD. Gracias a los que en momentos difíciles han estado presentes en mi vida con sus actitudes de cariño, ayuda y comprensión y también con sus oraciones.

 

“El amigo fiel es un apoyo seguro, quien lo encuentra, ha encontrado un tesoro” (Eclesiástico 6, 14)

 

Feliz día de la Amistad!

 

Para reflexionar:

¿Tienes amistades que valoras? Por qué

¿Sientes que eres buena amiga? Con tu cónyuge, con otras personas

Jesús, es el mejor amigo ¿caminas tomada de su mano?

 

Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page