top of page

¿VALORAS LA MATERNIDAD?

No rehúyas lo bello ni lo terrible.

(Rainer María Rilke, poeta y novelista austriaco)




En el desayuno mensual con mis antiguas compañeras de escuela, cuando les pregunté por sus nietas y nietos, la mayoría me contestó: “Gracias a Dios tengo dos nietos”. Otra tenía cinco nietas y nietos, etc., pero el comentario que más me llamó la atención fue: “Las nietas y los nietos -en general- ya no quieren tener hijos”; tanto mujeres jóvenes y varones, de entre 20 y 30 años, no quieren complicarse la vida con tener, cuidar y educar a los hijos o hijas. Hay indiferencia y egoísmo ante la maternidad y la paternidad o también asumir el compromiso adquirido voluntariamente en el Sacramento del Matrimonio; en no pocas ocasiones, prefieren vivir en unión libre.


Estamos viviendo un cambio de época y sus consecuencias son: la ambigüedad y confusión, las instituciones (la familia) se van debilitando y no hay una moral clara. En esta época de transición, hay que fortalecer a la familia, y eso significa comprender la relación de complementariedad y reciprocidad entre la mujer y el varón en el seno familiar, relación sobre todo de amor.


En el mes de mayo celebramos en México, el Día de las Madres. Generalmente es un día dedicado por los hijos, los nietos, los esposos, para reunirse y festejar a la madre, a la tía, a la abuela, a la maestra y ahora hay reconocimiento público también a la nana, o sea a toda mujer que ha acogido su niñez con amor y ternura para que crecieran y se desarrollaran plenamente.


Valorar la maternidad en nuestro tiempo


Necesitamos hacer una invitación a todas las mujeres y a los hombres conscientes para comprometernos en lo siguiente:

• Valorar la maternidad como misión excelente de las mujeres. Esto no significa que la mujer se quede trabajando sólo en su casa, sino que también tenga oportunidad de aportar su “genio” femenino en la sociedad.

• Reclamar al Estado condiciones favorables para asegurar el ejercicio de la maternidad y de la crianza, y sensibilizar a la sociedad sobre su corresponsabilidad en la protección de tal ejercicio.

• Valorar el trabajo de la esposa especialmente en el hogar y su presencia insustituible en la educación de los hijos y la transmisión de la fe. Promover el acceso a la formación profesional de las mujeres y el derecho a la superación permanente de la mujer, madre y esposa.


La mujer, la madre, es el pilar de la familia; ella puede ayudar a construir un hogar con amor, aunque no se tengan cubiertas todas las otras necesidades básicas que también son importantes. La mujer no debe permitir que su familia sea un lugar de desencuentros, enojos, discusiones, donde se viva el egoísmo, el individualismo y donde, evidentemente falta el amor. Nos preguntamos: cuando la mujer no da amor, calor, protección en la familia, ¿hay alguien que la supla? ¿es verdad que el núcleo familiar sea tan importante para la formación del ser humano?


La inseguridad, la angustia, el fracaso, el egoísmo, el suicidio ¿afectan únicamente a quienes lo padecen o tienen graves repercusiones sociales? ¿Sufre la sociedad con la desintegración familiar, la falta de la madre?


Algunos jóvenes que se vinculan a la delincuencia organizada, o se fugan en las drogas e inclusive algunos que se suicidan, es porque han sufrido abandono, indiferencia, violencia en sus hogares donde la madre no los ve y no los reconoce como seres humanos necesitados de acompañamiento, buena alimentación, disciplina y sobre todo educación escolar de calidad.


Sin embargo, reconocemos todos que la maternidad es una tarea muy difícil, de tiempo completo y en muchos momentos se sufre lo indecible por el bienestar de los hijos. Hay que preguntarle, cuánto sufre una madre que tiene un hijo paralítico o que tiene un hijo lejos en otro país o que no tiene para alimentar a sus hijos o no tiene un lugar para vivir, a las madres abandonadas por sus maridos, a las madres solteras, a las que tienen un hijo en la cárcel o un hijo esclavo de las drogas.


Todas las madres han sufrido y sufren por sus hijos, aunque ya sean mayores; no podemos desentendernos de ellos, nos preocupa su salud, su futuro, sus hijos (los nietos), su felicidad en el matrimonio o en el trabajo, su fe y su unión con Cristo que es: Camino, Verdad y Vida.


El reconocimiento y la gratitud de las hijas y los hijos para con su madre no son siempre virtudes muy practicadas por ellos. Algunos sólo se fijan en lo que no recibieron y no en todo el amor que se les brindó.


Las madres no necesitamos que se reconozca nuestra entrega y amor sino tener la firme convicción que hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance y aún lo imposible por brindar a nuestros hijos, alumnos, sobrinos, lo necesario para vivir; madurar y sobre todo reconocerse amadas por Dios que nos dio la vida y enfrentar sus desafíos con valentía y esperanza.


María la madre de Jesús, vivió su maternidad con valentía, entrega y sobre todo amor. Con fidelidad y fortaleza estuvo al pie de la Cruz. Presentemos a María como modelo de escucha de la voluntad de Dios, discípula de Cristo.


Ser madre no significa solo procrear hijos, sino también maternidad espiritual, que comunica vida a los demás: la hermana, la hija, la religiosa, la tía, etc. Agradecemos al Señor porque imprimió en nuestra naturaleza la posibilidad de acoger la vida, protegerla y colaborar para que nuestros hijos y las personas cercanas, descubran el maravilloso regalo que Dios les dio y vivan plenamente.


¡Felicidades a todas las madres, abuelas, maestras, nanas, enfermeras, religiosas, etc. que con sus acciones comunican vida a las personas que Dios puso en su camino!


Para reflexionar:

• En tu comunidad descubre a una mujer que se destaca por ser una buena madre, maestra, etc. y enumera sus cualidades.

• ¿Aceptas con generosidad cumplir con tu misión de madre, maestra, religiosa? Si, no, ¿por qué?


La autora es:

Pedagoga y Expresidenta General de la Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC).

Comentários


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page