top of page

5 VALORES QUE CULTIVAR EN EL HOGAR


En el mundo actual, nos bombardean con mensajes como “el dinero, el poder, el estatus, la belleza y la juventud son los valores que debemos perseguir”. Pero, ¿qué hay de los valores que realmente importan? Aquellos que no solo nos hacen mejores seres humanos, sino que también tienen el poder de transformar el mundo en el que vivimos.


Las nuevas generaciones se enfrentarán a desafíos complejos en un mundo marcado por los rápidos cambios, problemas ambientales, desigualdad económica persistente, problemas sociales y políticos, desconexión y falta de humanismo. En la búsqueda de criar a la próxima generación de ciudadanos que puedan abordar de manera exitosa todos los desafíos antes mencionados, es fundamental inculcarles valores fundamentales.


A continuación, 5 valores que convendría formar ahora más que nunca desde el hogar.


1. Autodisciplina:

En un mundo de gratificación instantánea, la autodisciplina es un tesoro raro. Definida como la capacidad de posponer la recompensa y resistir las tentaciones, la autodisciplina es un valor que está en peligro en las nuevas generaciones. A menudo, como padres, tendemos a evitar que nuestros hijos se enfrenten a la frustración o el aplazamiento del placer. Sin embargo, es importante comprender que la autodisciplina es una habilidad que se cultiva con la práctica. Un ejemplo que ilustra el valor de la autodisciplina es un estudio que se hizo en la Universidad de Stanford (a principios de los años 70) en donde se les pidió a los niños esperar un tiempo determinado antes de comer un bombón, se les dijo que si lo lograban se les entregaría otro. El estudio siguió por una década a estos niños y se demostró que quienes lograron posponer la gratificación tuvieron más éxito en su vida y fueron significativamente más competentes.


2. Justicia:

La justicia implica tratar a todos de manera equitativa y actuar con integridad buscando y anteponiendo el bien común al personal. Para poder alcanzar tan carecido valor será importante la cooperación que implica el saber trabajar con otros por un mismo fin. Enseñar a nuestros hijos a ser justos y a trabajar juntos para resolver problemas es esencial para construir una sociedad armoniosa y equitativa.


3. Servicio:

El servicio va de la mano con la empatía y la compasión. El servicio implica actuar en beneficio de los demás, y la empatía y la compasión nos permiten conectarnos verdaderamente con las necesidades y sentimientos de los demás. Enseñemos a nuestros hijos que la compasión va más allá de sentir lástima; implica tomar medidas para ayudar a quienes lo necesitan y asumir la responsabilidad de hacerlo. Las neuronas espejo, que surgen de la verdadera empatía, solo se activan cuando vemos cara a cara a otro ser humano y somos capaces de escuchar las voces de su alma. Uno de los aportes más significativos del servicio para quien lo ofrece es que le da una gran felicidad, entonces es un valor en el que ambas partes ganan, al tiempo que sirves recibes una gran satisfacción.


4. Respeto:

El respeto implica reconocer la igualdad en la dignidad de todos, al tiempo que celebramos las diferencias que nos hacen únicos. Enseñemos a nuestros hijos a tratar a todos con respeto y a ser tolerantes con las diferencias de opinión. La tolerancia nos permite construir puentes en lugar de barreras y resolver conflictos de manera pacífica y constructiva. Modelemos con nuestras conductas que creemos profundamente que todos los seres humanos somos iguales en dignidad y al mismo tiempo seres únicos e irrepetibles. Nadie es superior a otro ser humano, todos tenemos el mismo origen y fin, hechos de la misma escencia por lo que somos unidad.


5. Fe:

La fe en un poder superior y la espiritualidad pueden proporcionar una guía valiosa en la vida de nuestros hijos. En momentos de dificultades, la fe puede ser un faro de esperanza y fortaleza. La Fe es la certeza de que nunca estamos solos y que detrás de cada situación que se presenta en nuestras vidas está la posiblidad de utilizarlas para nuestro crecimiento y salvación. Enseñemos a nuestros hijos que pueden recurrir a la oración en momentos de necesidad, sabiendo que serán escuchados. Mostremos con nuestro ejemplo que creemos que fuimos creados por amor y la vida es un camino de crecimiento y perfeccionamiento en el amor.


En nuestra labor como madres y padres, desempeñamos un papel fundamental en la formación de estos valores en nuestros hijos. Lo que dejemos de hacer, nadie más lo hará por nosotros. Es esencial que formemos alianzas con otros padres que enfrentan desafíos similares, ya que juntos podemos fortalecernos y estar mejor preparados para encarar al mundo con valores que realmente importan.


Parafraseando a Mahatma Gandhi, "Sé el cambio que deseas ver en el mundo". ¡Enseñemos estos valores trascendentales en nuestros hogares para que nuestros hijos se conviertan en los agentes de cambio que el mundo necesita!


Para reflexionar:

• ¿Cuáles valores fomentas en tu hogar?

• ¿Qué propones para incentivar que se inculquen más valores en la familia?

Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page