top of page

La Santidad Gana

El Señor nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada.

(S.S. Papa Francisco).


Halloween: ¿sabías que el origen de esta palabra se encuentra en el catolicismo? La palabra tiene su origen en una hermosa frase: "All Hallow's Eve", que proviene del inglés antiguo y significa “Víspera de todos los santos”.


Fue el Papa Gregorio III quien consagró una capilla en la Basílica de San Pedro a todos los santos y fijó el aniversario para el 1 de noviembre. El Papa Gregorio IV extendió la celebración a toda la Iglesia. El objetivo es celebrar a todas las santas y a los santos que llegaron a la meta: el Cielo. El 31 de octubre los fieles católicos dedicaban el día para prepararse para la gran solemnidad a través de oraciones y sacrificios.


“All Hallow's Eve” recibió la influencia de los celtas europeos, que celebraban su año nuevo (Samhain) el 1 de noviembre; ellos creían que los espíritus caminaban por la Tierra, junto con criaturas monstruosas y demonios, mientras viajaban al más allá. Los celtas se disfrazaban de figuras grotescas para confundir a los malos espíritus y evitar que los poseyeran. Poco a poco la expresión original “All Hallow's Eve” se fue deformando y se convirtió en “Halloween”.


En 1840 los inmigrantes europeos llevaron sus costumbres a Norteamérica; fue en 1921 cuando se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota. Poco a poco, la costumbre de dar culto a la muerte y a la violencia fue permeando en la población, no solo de Norteamérica, sino de todo el continente y de muchas partes el mundo.


El Halloween actual no tiene nada que ver con su sentido original; se exhalta lo horrible, da culto a lo grotesco, a lo tenebroso, a la violencia, en fin, a la cultura de la muerte.


Ante esa situación, ha habido diversas iniciativas, por parte de grupos católicos, que buscan contrarestar la celebración del Halloween y redescubrir el sentido que tiene el exhaltar lo hermoso, lo pacífico, en fin, celebrar la vida y la posibilidad de vivir en gracia de Dios. En muchas familias, parroquias y colegios se organizan celebraciones en las que los asistentes se disfrazan de santos y se organizan actividades para conocer sus vidas. También las personas se pueden disfrazar de algo positivo, como animalitos hermosos, flores, etc. Puedes encontrar un ejemplo de ese tipo de celebración en la página católica (en internet) “Catholic net”, Proyecto: Fiesta de todos los Santos. En dicha página se desarrolla todo un guión para organizar una catequesis para niños y jóvenes (que se puede adaptar para trabajar también con adultos).


Desde hace varios años, el episcopado francés ha organizado una campaña en la que impulsa el verdadero sentido de la Víspera de la Fiesta de todos los santos. El objetivo es sustituir el Halloween por el “Holy Wins” (la santidad gana). Recordemos que los santos interceden por nosotros ante Dios Nuestro Señor y que son también un ejemplo de vida.


La Solemnidad de Todos los Santos nos invita a celebrar a toda la Iglesia triunfante que ya llegó al Cielo. También nos recuerda que todas y todos los bautizados hemos sido llamados a la santidad.


En este mes de noviembre dediquemos tiempo a la lectura de la Exhortación Apostólica de S.S. Papa Francisco: Gaudete et exsultate, sobre el llamado a la santidad en el mundo actual, que se puede conseguir en librerías católicas o en la página oficial del Vaticano: www.vatican.va.


Para reflexionar:


Un católico está llamado a celebrar lo hermoso, lo santo, lo bueno: ¿estás de acuerdo? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

¿Cómo celebrarás la Solemnidad de todos los santos? AF



CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

México, país rico en tradiciones. Durante el mes de noviembre las calles, casas y panteones se visten de alegres colores para celebrar la fiesta del Día de los Muertos.

El Altar de Muertos tiene su origen en las culturas prehispánicas; los sabios misioneros españoles que llegaron a evangelizar nuestra tierra supieron rescatar lo valioso de esa tradición y le dieron un sentido cristiano, para evangelizar. Los Aztecas ya tenían presente que la muerte no era el final de la vida, sino que era una simple transformación. Creían que las personas se convertían en colibríes para volar al sol y que los dioses llevarían a los muertos a un lugar llamado Mictlán.

Los misioneros enseñaron a los indígenas que la muerte ha sido vencida por Nuestro Señor Jesucristo que es Dios y que, como tal, es más poderoso que el pecado y que la muerte. Dios Nuestro Señor, que es rico en misericordia (Ef 2, 4), quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (1Tim, 4). Por tanto, todos estamos llamados a participar de la Gloria (Rom 8,17). Los misioneros enriquecieron el Altar de Muertos con elementos cristianos, como la Cruz, imágenes de Cristo Resucitado y de María Santísima, etc.

Lo que coloquialmente se conoce como el “Día de muertos”, los cristianos católicos lo consideramos en dos fechas importantes, como en un bloque: el 1º de noviembre celebramos a todos los santos y santas de Dios que ya están en la Gloria y el 2 de noviembre, día en que la Iglesia nos invita a ofrecer oraciones y sacrificios en favor de los fieles difuntos que aún no pueden gozar de la presencia de Dios porque se encuentran en una etapa de purificación, en el Purgatorio.

Para aumentar las ventajas de esta fiesta litúrgica, la Iglesia ha establecido que si nos confesamos, comulgamos y rezamos el Credo por las intenciones del Papa, entre el 1° y el 8 de noviembre, “podemos ayudarles obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres de las penas temporales debidas por sus pecados”. (Catecismo de la Iglesia Católica 1479).


Comments


Entradas destacadas
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay etiquetas aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page